STROBING: ¿A QUIÉN LE FAVORECE?

Una tendencia de maquillaje que pisa fuerte en verano es el strobing, más apropiada para las pieles claras y los días de calor.

 El strobing no es solo una técnica de maquillaje, sino una filosofía que radica también en lucir un cutis de muñeca, natural, sin imperfecciones y que irradie salud y vitalidad. Para ello es fundamental el cuidado de la piel, desmaquillándola cada día con productos adecuados y aplicando cremas hidratantes, sérums…

El strobing acentúa los puntos de luz del rostro (el arco de cupido sobre los labios, la frente, la zona alta de las sienes, la parte superior de los pómulos y la barbilla) y crea dimensión y definición usando exclusivamente luces y reflejos. El resultado: un rostro de lo más natural.

Se realiza con la ayuda de un corrector y un iluminador. Gracias a ello es posible estructurar todo el rostro al tiempo que se le proporciona brillo y esplendor.

Quienes defienden esta técnica argumentan que no es necesario usar maquillaje de contorno oscuro (el empleado tradicionalmente para el contouring) porque, al atraer la luz al rostro con el iluminador en puntos estratégicos, los contornos y los volúmenes se dibujan solos.

Por ello, si tienes la tez clara o no acabas de verte favorecida con el contouring prueba esta técnica que te proporcionará un cutis natural y evitarás tanto brochazo claroscuro.

Si tu piel es oscura olvídate del strobing. En su lugar, puedes optar por el contouring o un maquillaje bronceado con toques de iluminador con destellos dorados.

 

Pasos para un strobing perfecto

  1. Si tienes la piel grasa o mixta, aplica primer (prebase) por todo el rostro dando un suave masaje. Son recomendables los primer alisadores de poros. Con este producto evitarás demasiado brillos y se pierda el efecto luminoso que quieres conseguir.
  2. Aplica con la brocha, mediante pequeños toques, una base ligera de un tono similar al de tu piel por todo el rostro.
  3. Aplica corrector en la zona de la ojera, el pliegue nasogeniano y los laterales de la nariz y difumina con pequeños toques con el dedo.
  4. Sella el corrector con unos polvos traslúcidos para que el acabado sea duradero.
  5. Utiliza un iluminador líquido de un tono similar a tu piel y con algo de brillo y aplícalo con el dedo o con una brocha lengua de gato difuminando el producto sobre todas las partes que más sobresalen de la cara donde la luz se refleja y destaca naturalmente: frente, parte alta de los pómulos, tabique nasal, arco de cupido del labio y mentón. Para difuminar el exceso de producto puedes usar una brocha de abanico o una brocha de rostro para difuminar (mofeta, kabuki…).
  6. Aplica un colorete en crema en un tono rosado o melocotón.
  7. Aplica una buena capa de máscara de pestañas, define tus cejas y maquilla los labios con tonos naturales y texturas brillo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: